domingo, 8 de enero de 2012

Gustificándome

Sé que no necesito explicar la razón de este blog, pero hoy Rosa Montero me ha regalado estas palabras para “gustificarme”: 
 (…) Para eso se escribe, se pinta, se compone una sonata. Para escapar del encierro de nuestra individualidad. Y para eso se lee, se va al cine, se escucha la música. Para unirnos a los demás, para saber que no estamos solos. Aunque después todo desaparezca, como decía Beauvoir. Pero en el entretanto están los amigos y los amados. Está la posibilidad de compartir de cuando en cuando una emoción profunda, y la suerte de poder sentirte acompañado, aunque sólo dure un momento, aunque sólo sea un chispazo, un espejismo, como la incierta luz de ese barco en la negrura.
Rosa Montero (2012). “La Luz de un pequeño barco en la oscuridad”. El País Semanal (Nº 1.841: p. 72)

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada